Dèria

La meva dèria ha estat gairebé sempre el fet lingüístic documentat, i he fugit de teories lingüístiques que no ofereixen una tal base

Germà Colón. De Ramon Llull al Diccionaride Fabra. Acostament lingüístic a les lletres catalanes

Una vida dedicada a la lingüística

Aquesta suma de perspectives, en aparença tan favorable, va xocar amb una sèrie de problemes. Un d’ells, purament acadèmic i amb repercussions, es va produir quan vaig reprogramar el curs habitual d’Introducció a la Lingüística incorporant-hi l’estructuralisme. Allò va provocar crítiques sobretot de col·legues defensors de l’historicisme habitual —segurament també per la flaire de madrilenyisme que m’atribuïen— fins al punt de fer amb un d’ells una classe de confrontació teòrica de tots dos models. I anys després, en una sessió de l’Associació Internacional de Llengua i Literatura Catalanes (AILLC) a Amsterdam, vaig rebre una xiuladissa per haver proposat Noam Chomsky com a model teòric.

Ramon Cerdà, «Una vida dedicada a la lingüística» (http://www.publicacions.ub.edu/ficha.aspx?cod=08847)

La lengua, señores

Señores: la lengua no es de nadie; esa máquina de maravillosa complejidad que ustedes mismos usan, «con la cual suele el pueblo fablar a su vezino», no es de nadie; no ya la lengua común, que no aparece en la realidad más que como lenguas de Babel, pero ni siquiera una de esas lenguas o idiomas es de nadie, y no hay académico ni emperador que pueda mandar en su maquinaria, ni cambiar por decreto ni la más menuda regla, por ejemplo, de oposiciones entre fonemas y neutralización combinatoria de oposiciones que en ella rijan.


La escritura, la cultura, la organización gubernativa, la escolar, las leyes, las opiniones, ésas sí que tienen dueño; y el dueño es el de siempre: el jefe, sus secretarios, sus sacerdotes, la persona que se cree que sabe lo que dice.

Agustín García Calvo: La lengua, señores. 2008

Lost in translation – Wales

sign

A council put up a Welsh language road sign reading “I am out of the office at the moment” when it should have said “No entry for heavy goods vehicles”.

Swansea council contacted its in-house translation service when designing the bilingual sign. The seeds of confusion were sown when officials received an automated email response in Welsh from an absent translator, saying: “I am not in the office at the moment. Please send any work to be translated.”

Unaware of its real meaning, officials had it printed on the sign. The council took down the sign after Welsh speakers spotted the mistake.

Aviso a la humanidad: «¡Aléjense de aquí!»

radiacion2

A principios de los años 90, un grupo de expertos recibió  el encargo de diseñar las señales de advertencia de la mayor planta de residuos nucleares de EEUU. El objetivo era avisar a las futuras generaciones de que no deben excavar en el lugar durante los próximos 10.000 años. ¿Cómo conseguirlo? Ésta es la lección que aprendieron aquellos expertos.

http://www.lainformacion.com/ciencia-y-tecnologia/aviso-a-la-humanidad-alejense-de-aqui_pOyEOHZaU5FuWgoKplNSQ1/

Ortografía

Me queda solo por hoy razonar un poco de por qué es que puedan o deban alcanzar tan gran atención, propaganda y esplendor, las naderías de las reglas de ortografía: es que para el poder, para sus Estados y capitales, es de primera importancia procurar que se confunda la lengua con la escritura (y con la cultura en general), ya que la escritura (lo mismo la tradicional que sus versiones informáticas y digitales) es algo que se puede manejar desde arriba, por leyes y por escuelas, que se compra y se vende y vale dinero y promoción en la sociedad y el régimen, mientras que la lengua es la sola máquina que se le da a cualquiera gratuitamente, que no es de nadie y nadie puede mandar en ella, que tiene sus propias leyes, secretas, en las que autoridad ninguna puede intervenir (como puede en la escritura) y tampoco en los cambios que una lengua realice en sus leyes de vez en cuando, sin que nadie personalmente lo decida, sino una asamblea anónima que bulle ahí por debajo de las almas. Y claro está que una cosa como esta es un peligro constante para el orden, que necesita que eso no exista o, si tal ideal no acaba de cumplirse, que por lo menos se oculte y se confunda con otras cosas manejables, y que no se sepa que la hay y que sigue viva.

Ortografía. Agustín García Calvo.

¿Cuáles son las palabras más difíciles de traducir?

La empresa Today Translation ha llevado a cabo una encuesta entre mil lingüistas de todo el mundo para escoger la palabra más difícil de traducir en todos los idiomas.

La palabra escogida pertenece al idioma tshiluba (hablando en la república del Congo) y ha sido ilunga: “una persona que está dispuesta a perdonar cualquier abuso la primera vez, a tolerarlo la segunda, pero no la tercera”.

Shlimazl, una palabra del yidish, figura en segundo lugar, y significa “el que tiene una mala suerte crónica”.

La tercera palabra más difícil de traducir, si bien su significado es mucho más sencillo, es naa, que se usa en la región japonesa de Kansai para enfatizar las afirmaciones o expresar que se está de acuerdo con alguien.

[Fonte e ampliación]